En busca del crecimiento. Entre productividad, gasto en salud y tecnologías.

June 27, 2019 in Uncategorized by Nohemi

Crecimiento económico y producto interno bruto per cápita son dos conceptos estrechamente vinculados. El PIB per cápita es el valor del PIB en términos de paridad de poder adquisitivo, dividido por la población total del país. Este indicador muestra el reparto de la producción, y por simplificación de la riqueza, entre todos sus habitantes. Por ello, se toma como variable principal en este estudio. Se analiza la relación que existe entre el PIB per cápita con la productividad media de los trabajadores, el gasto corriente en salud per cápita y el gasto en tecnologías de información mediante un modelo econométrico realizado con el método de mínimos cuadrados ordinarios (MCO) aplicado a treinta y cinco países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), utilizando datos expresados en dólares para el año 2015, extraídos de la base de datos del Banco Mundial. Los resultados la regresión concluyen que, para lograr generar un incremento en el PIB per cápita, se debe impulsar el crecimiento de la productividad media de los trabajadores, el gasto corriente en salud per cápita y el gasto en tecnologías.

Economic growth and gross domestic product per capita are two closely related concepts. GDP per capita is the value of GDP in terms of purchasing power parity, divided by the total population of the country. This indicator shows the distribution of production, and by simplification of wealth, among all its inhabitants. Therefore, it is taken as the main variable in this study. The relationship between GDP per capita with average productivity of workers, current expenditure on health per capita and expenditure on information technologies is analyzed by means of an econometric model made with the ordinary least squares (OLS) method applied to thirty-five member countries of the Organization for Economic Cooperation and Development (OECD), using data expressed in dollars for the year 2015, extracted from the World Bank database. The results of the regression conclude that, in order to generate an increase in per capita GDP, the growth of the average productivity of workers, current spending on health per capita and spending on technologies should be promoted.

El crecimiento económico implica un aumento en los ingresos per cápita y en la calidad de vida de los individuos y es de vital importancia para lograr el desarrollo económico y bienestar social de un país. Siendo relevante conocer los aspectos que pueden ayudar a generarlo.
Este estudio tiene como objetivo principal, evidenciar si los aumentos en la productividad media de los trabajadores, el gasto en salud y el gasto en tecnologías, son aspectos que pueden transformarse en incrementos del crecimiento económico. Para ello, se consta de tres secciones. La primera sección presenta una tabla con los datos de los treinta y cinco países que conforman la muestra; la segunda expone el impacto del gasto en salud en crecimiento económico y finalmente se analizan los resultados de la evidencia empírica, que consta de una regresión econométrica realizada con el método de mínimos cuadrados ordinarios.

Se presentan datos de los países pertenecientes a la OCDE, elegidos con el fin de que la diversidad entre ellos permita realizar mejores comparaciones. En la Tabla 1, se observa que para el año 2015, Luxemburgo, Suiza, Noruega e Irlanda son los países con PIB per cápita mayor y a su vez, presentan la productividad de los trabajadores más alta. Por el contrario, Colombia, México y Turquía cuentan con los datos en ingreso per cápita y productividad de los trabajadores más bajos. Esta relación evidencia la hipótesis de que la productividad tiene un impacto positivo en el PIB per cápita. Lo cual no es descabellado ya que los incrementos del PIB son generados por los aumentos en la producción de bienes y servicios. Además, es importante que los países adquieran bienes y servicios tecnológicos, ya que este aspecto también muestra una relación directa con el incremento del PIB per cápita. Se puede observar que los nueve países más ricos de la OCDE, entre ellos Luxemburgo, Suiza, Noruega y Dinamarca, son los que también destinan más gasto en tecnologías, mientras que Turquía, México y Colombia al ser los países que realizan menos gasto en productos tecnológicos son también los tres países más pobres de la muestra. Dado que los países más ricos son los que gastan más en tecnologías y tienen una productividad más elevada, se demuestra que, el gasto en tecnologías ayuda al crecimiento económico debido a que el uso de artículos tecnológicos optimiza la productividad de los trabajadores generando producción mayor.

La salud juega un papel fundamental en la economía; un gasto mayor en el sistema de salud posiblemente puede promover el crecimiento económico a través de una productividad mayor en la población. Debido a que se cuenta con trabajadores saludables. Se sabe que el nivel de ingreso de un país determina sus condiciones de salud, sin embargo, en este estudio se demuestra que esa relación opera también en sentido contrario: es decir, que el nivel de salud determina el crecimiento económico. Como se observa en el Gráfico 1, el PIB per cápita crece, en la mayoría de los países, en la misma proporción que el gasto en salud. Muchas economías se olvidan de la importancia de este factor, se enfocan únicamente en el aspecto de buscar una producción mayor, pero probablemente no analizan adecuadamente los medios para lograrlo. La salud de las personas es de gran importancia, ya que ayuda a que tengan un desempeño mejor en la vida social y laboral, contribuyendo de manera directa al crecimiento del PIB per cápita, mediante el consumo de bienes como medicamentos y el uso de servicios médicos. Y de manera indirecta a través de una eficiencia mayor en los trabajadores, que se traduce en un incremento en la producción. Países ricos como Suiza y Noruega, destinan entre 9 mil 800 y 7 mil 500 dólares anuales, respectivamente, al gasto en salud. Al lado opuesto de estos, podemos observar los casos de Turquía, México y Colombia, quienes al ser los países que destinan menos dinero a la salud, son también las naciones que presentan el producto per cápita más bajo.

Se utiliza el método de mínimos cuadrados ordinarios (MCO) para analizar la relación entre el PIB per cápita y la productividad media del trabajo, el gasto corriente en salud y el gasto en tecnologías. Las variables mencionadas logran explicar de manera directa los cambios en el PIB per cápita de los treinta y cinco países analizados.  Debido a que la salud en las personas es fundamental para su bienestar y para que puedan realizar un desempeño mejor; el uso de tecnologías ayuda a eficientizar las labores de producción; y la productividad de los trabajadores es necesaria para mejorar el rendimiento de las empresas, ayudando a generar el nivel de producción óptimo para lograr crecimiento económico.  Este modelo es relevante y significativo debido a que cumple con los supuestos estadísticos de los mínimos cuadrados ordinarios de normalidad de los residuos, no existencia de heterocedasticidad ni autocorrelación, estabilidad estructural y correcta especificación. Además, las variables explican en un 98% de los cambios del PIB per cápita, siendo la productividad media del trabajo la variable que más influye en el incremento del ingreso per cápita. Este hecho es importante y puede tomarse como referencia para los países que deseen generar su crecimiento económico, indicando que, para lograrlo primero deben impulsar el incremento de la productividad de los trabajadores, así como el gasto en salud y el gasto en tecnologías.

Después de analizar los datos de los treinta y cinco países y de la regresión econométrica realizada a través del modelo de MCO, se concluye que, el gasto en salud, gasto en tecnologías y productividad media de los trabajadores son factores que pueden impulsar el crecimiento económico. A lo largo del texto podría parecer que lo único que importa es el PIB; que aumentar los niveles de producción es lo único relevante. Pero si se tiene un poco de perspectiva, observamos que el crecimiento del PIB per cápita implica que las personas mejoran la calidad de vida que han tenido hasta el momento. Dada la evidencia empírica, este trabajo puede ser tomado como referencia por los países que deseen aumentar sus ingresos per cápita, teniendo en cuenta que es importante analizar el contexto en el que se encuentre cada uno, para poder adaptar los gastos en salud, tecnologías y la productividad de los trabajadores a como mejor convenga, para poder disfrutar de los beneficios que el incremento en estos puede traer.

Damodar N. Gujarati y Porter Dawn, (2011) Econometría. Mc Graw Hill: Estados Unidos.,
pp. 921. 

INEGI, (2009) Sistema de Cuentas Nacionales, Producto Interno Bruto por Entidad Federativa. Cuentas de Bienes y Servicios. INEGI: México D.F., pp. 13.

World Bank, (2015) DataBank, World Bank: Washington D.C., recuperado en marzo de 2019 en https://databank.worldbank.org.