La democracia como índice de estado de derecho

November 1, 2021 in Democracia y Justicia, Justicia, Sociología Internacional, Trabajos de Investigación by Patricia Fernanda

La democracia y su influencia en los derechos humanos y el estado de derecho en el mundo

Winston Churchill dijo una vez que “La democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre. Con excepción de todos los demás”. La democracia como cualquier sistema político o de organización social tiene sus fallas y cosas buenas y malas, pero hasta esta época es el mejor sistema que conocemos, que como sociedad nos funciona mejor, la democracia es una aspiración, un ideal, pero también una manera de tomar decisiones entre los miembros de una comunidad y, a través de ella, regular la convivencia. Esta idea tan sencilla no siempre es compartida por todos y todas. Cada persona puede tener una idea diferente de lo que es la democracia y esto se da porque es un concepto que tiene múltiples significados y dimensiones: como ideal, forma de vida, régimen o sistema político, o como un conjunto de valores por otro lado la corrupción es una de las más grandes problemáticas sociales que está experimentado el mundo, genera daños culturales, económicos y democráticos, una de las consecuencias más visibles es el de acabar con el Estado de Derecho y la deslegitimación del servicio público y las instituciones, lo que trae como consecuencia el alejamiento de los inversionistas y el desaliento en la creación y desarrollo de empresas en el país; el esfuerzo por combatir a la corrupción en el mundo se ha reflejado en la modificación y creación de las leyes necesarias para hacer frente a este fenómeno.


El siguiente estudio es un análisis de la democracia como factor en el desarrollo de los países para bajar su percepción de corrupción y mejorar su respeto a los derechos humanos y el estado de derecho. Democracy Index es un estudio que es realizado año con año por la publicación inglesa “The Economist” con la finalidad de ver la situación actual de los países que gozan de una buena democracia y que países no se encuentran muy bien en este tema, los rubros que maneja para determinar su calificación son: Las elecciones políticas y pluralización, funcionamiento del gobierno, participación política, cultura política, derechos civiles. Se establecen diferentes niveles de democracia desde democracia plena, democracia defectuosa, régimen hibrido y los gobiernos autoritarios. También tenemos al índice de percepción de la corrupción de Transparency Internacional que es una organización que se dedica al estudio de los países para evaluar su nivel de corrupción desde su creación en 1995, el Índice de Percepción de la Corrupción, la publicación insignia de Transparency International, es el principal indicador mundial de corrupción en el sector público. El índice brinda un análisis anual del nivel relativo de corrupción, clasificando a países de todo el mundo. El índice, que clasifica 180 países y territorios según sus niveles percibidos de corrupción en el sector público según expertos y empresarios, usa una escala de 0 a 100, donde 0 es altamente corrupto y 100 es muy limpio. Desde esta toma de datos podemos ver la fluctuación principalmente por continentes que se nos presenta en la tabla 1, podemos ver que en la mayoría de los casos cuando hay respeto a los derechos humanos también hay elecciones libres, lo que nos dice que la democracia no solo sirve de manera administrativa para el mejor funcionamiento del gobierno si no que hace sociedades más fuertes y mucho más respetuosas de derechos humanos. Es curioso comparando en esta tabla el peor rankeado no sería Corea del Norte, si no Siria ya que no hay elecciones y tampoco funcionamiento del gobierno ni siquiera hay registro en cuanto a su estado de derecho y con consecuencia se refleja en una alta percepción de la corrupción. Se puede considerar como un estado fallido, pero llama la atención su funcionamiento de Gobierno esta incluso por debajo que Corea del Norte, es ahí principalmente donde este estudio toma su fuerza, ya que con estas variables se puede ver más allá de la simple democracia electoral y más hacia el estado de derecho y la capacidad de funcionamiento de los Estados.


Enrique Múgica Herzog un reconocido político y abogado español dijo la frase “La democracia no es el silencio, es la claridad con que se exponen los problemas y la existencia de medios para resolverlos” la democracia no solo es la democracia electoral , si no el que el mismo pueblo decida como mejorar sus propios problemas, es interesante contrastar lo que normalmente la gente considera “democracia” que son las elecciones libres por medio del voto, en este estudio que apareja más factores a la democracia como es el correcto funcionamiento del gobierno, lo que significa que el gobierno pueda actuar, tenga disposición de presupuesto, que el dinero recaudado por impuestos u otras participaciones pueda usarse para la actividad previamente analizada del gobierno y que este de resultados positivos. Es difícil entender cómo puede haber “elecciones libres” y no hay un buen funcionamiento del gobierno, lo que significa que hay democracia, pero no hay estado de derecho ni tampoco un buen desempeño por parte del gobierno, este es un fenómeno muy notable en América Latina. En la gráfica 1 podemos ver como Singapur es un caso singular donde su percepción de la corrupción es muy alto, pero igual su funcionamiento de gobierno, claro por su forma de gobierno y sus medidas demasiado abruptas en cuanto a la justicia, esto explica perfectamente por qué su percepción de la corrupción es tan poca ya que en Singapur los delitos de corrupción ameritan pena de muerte, el Salvador también muestra otra muestra diferente que tiene un excelente proceso electoral y el funcionamiento del gobierno es muy bajo, siempre es importante precisar el caso de Uruguay que es el país de América Latina mejor rankeado en todas las categorías, como es mejor democracia, estado de derecho con respeto a derechos humanos y poca percepción de corrupción, es un ejemplo para todos los países de Latinoamérica donde tenemos altísimos niveles de percepción de la corrupción. 50% de los países censados tienen alto índice en el proceso electoral y funcionamiento del gobierno, lo que indica que en general los países se enfocan en su proceso electoral, pero existe un alto índice de percepción de corrupción con más del 70% de países en bajas calificaciones, lo más notorio son los regímenes autoritarios como son Corea del norte y Siria que se encuentran en números rojos en todas las categorías.


Transparencia, democracia y ciudadanía van de la mano, es una relación armónica que ha sido impulsada por la globalización y por los múltiples procesos sociales que con ella han proliferado alrededor del mundo. La transparencia es parte del Estado democrático, del Estado moderno, del Estado liberal; de ese liberalismo que acota al gobernante y confiere derechos al ciudadano, derechos que no solo implican el derecho al libre sufragio, si no a expresar ideas diferentes, al respeto a los derechos humanos, a tener un estado de derecho, porque al transparentar las acciones del poder público lo convierte en prerrogativa de quienes con su voto libre eligen democráticamente a un gobierno. Cuando un Estado democrático asume cabalmente la transparencia como responsabilidad ética y social, aumenta su autoridad y su credibilidad. Es decir, la transparencia no sólo sirve al ciudadano para evitar abusos, sino también al gobierno en turno para legitimarse, y a ambos, sociedad y gobierno, para detectar errores y corregirlos en tanto sea posible. La corrupción, como un flagelo que lacera la vida pública y privada, representa un obstáculo al crecimiento y desarrollo económico; desalienta la inversión y evita un ejercicio eficiente de rendición de cuentas. La ética política y moral pública debe ser una premisa cotidiana en la actuación de la administración pública. Por otro lado, es la corrupción un tema sumamente relevante, nunca ha estado tan presente como en la actualidad, y aunque en el discurso oficial se le combate, en la realidad se trata de un fenómeno que va en aumento, existe un hartazgo visible en la sociedad que genera poca credibilidad en las acciones de Gobierno en todos los ámbitos, por lo que todos los esfuerzos que se hagan al margen de las instituciones serán valorados. Ningún esfuerzo es pequeño o innecesario para poder mejorar estos factores cada vez más en cualquier país del mundo, esto nos garantiza un mejor nivel de vida, así como calidad en ella.

Arrieta Pablo, J. A. (2019). La democracia en América Latina: un modelo en crisis. JMB Bosch Editor.
Colomer Josep M., A. L. Beale. (2021). Democracia y globalización (1.a ed., Vol. 1). Anagrama.
O’Donnell, Guillermo. (2005). Democracia y Estado de derecho. Nexos (México), 27(325), 19–.
The Economist Intelligence Unit’s Democracy Index 2020”, The Economist, https://infographics.economist.com/2020/DemocracyIndex/
Transparency International (2020e). Corruption Perceptions Index 2020. Berlín. Recuperado de www.transparency.org.
World Justice Project. (2020e). Rule of Law Index. Recuperado de https://worldjusticeproject.org