Nuero-economía y Competitividad: Sesgos implícitos.

July 27, 2021 in Blog de Sociología, Democracia y Justicia, Desigualdad Social, Sociología Pública by Jaime Alejandro

Este trabajo analiza elementos de competitividad con el fin de identificar su relación con el desarrollo humano y con la calidad de vida, así como contrastar indicadores de estos dos conceptos y examinar el nivel de correlación entre los mismos. Se analizan estudios de distintos organismos internacionales respecto al diseño de índices que midan el nivel de competitividad, el desarrollo humano y la calidad de vida en los países.

Palabras clave: Competitividad, Desarrollo Humano, Calidad de Vida, Índice de Competitividad Global, Índice de Desarrollo Humano.

En la economía internacional actual, la cual es altamente globalizada, se hace necesario establecer una relación entre la falta de competitividad y la desigualdad. La motivación para ello deriva de la preocupación por comprobar que la aplicación de una metodología consistente puede construir capacidades competitivas en una nación y que éstas, a su vez, permitan crear un estado de bienestar y desarrollo humano en su población. Estudios recientes elaborados por instituciones de carácter internacional como el Foro Económico Mundial (WEF), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Banco Mundial (BM) y la Organización para la Cooperación de Desarrollo Económico (OCDE) entre otros, se han enfocado a identificar los elementos que promueven el impulso de la competitividad de los países.

Este estudio tiene relevancia porque hoy existe una desigualdad creciente entre países y sociedades. De continuar esta situación, la brecha puede generar profundos problemas sociales y estructurales. Es significativo revisar los indicadores relacionados con las capacidades competitivas de los países y establecer si existe relación con los correspondientes al desarrollo social, para instrumentar políticas públicas que permitan disminuir la desigualdad e inequidad (Acemoglu, 2012). Por tanto, la presente investigación es de tipo correlacional, a fin de contrastar las variables involucradas y obtener interpretaciones.

Se sigue la metodología del Índice de Competitividad Global (ICG) que identifica doce categorías denominadas Pilares de Competitividad. Los datos para analizar corresponden al cierre del 2018, que fue el año en que se modificaron los criterios del ICG. La muestra estadística representativa y de calidad que se tomó para este estudio incluye 37 países miembros de la OCDE. En la Tabla 1.1 se contrastan los elementos del Indicador de Competitividad Global (ICG) del WEF y el Indicador de Desarrollo Humano (IDH) del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El ICG considera doce pilares de competitividad organizados en cuatro componentes generales: entorno propicio, capital humano, mercados y ecosistema de innovación (Schwab 2019). Por otro lado el IDH mide el progreso de los países atendiendo a variables como la esperanza de vida, la educación o el ingreso per cápita. Se considera que los países tienen un desarrollo humano muy alto si tienen niveles superiores al 0.80, un desarrollo humano alto entre 0.70 y 0.80, desarrollo humano medio entre 0.50 y 0.70 y desarrollo humano bajo con una valoración inferior a 0.55.

En el Gráfico 1.1 se contrastan los cuatro componentes generales del índice de Competitividad Global: entorno propicio de color naranja, capital humano en amarilo, mercados en verde y ecosistema de innovación en color azul. En línea color café se presenta el promedio total del ICG. La línea azul oscuro representa la valoración total del índice de Desarrollo Humano y la línea roja representa el PIB Per Cápita en miles de dólares. Con éste gráfico se observa la correlación que existe entre competitividad y desarrollo humano.

De esta forma se confirma la hipótesis de la investigación: existe una correlación positiva entre las variables de competitividad y desarrollo humano de los países, tomando como datos estadísticos el Índice de Competitividad Global, el Índice de Desarrollo Humano y el PIB Per Cápita. A mayor nivel competitivo, mayor desarrollo y calidad de vida. La OCDE es una muestra homogénea y demuestra que la orientación al desarrollo de los pilares de competitividad, inciden en un mayor bienestar de la población a corto y mediano plazo. El pilar de Entorno Propicio para la competitividad, es el que propicia mayores niveles de desarrollo. Futuras investigaciones pueden profundizar en el estudio de los componentes y políticas públicas que los países pueden promover en este rubro, para un mejor y mayor bienestar de la población.

BIBLIOGRAFÍA

Daron Acemoglu, J. A. (2012). Why nations fail?: The origins of Power, Prosperity and Poverty. New York: Crown Publishers.

Foro Económico Mundial (2021). Índice Global de Competitividad. Base de datos 2007-2018. Disponible en: http://reports.weforum.org/global-competitiveness-index-2017-2018/downloads/.

Organización de las Naciones Unidas (ONU, 2018). Base de datos Índice de Desarrollo Humano. Información al cierre de 2018. Disponible en https://www.un.org/es/library/page/databases.

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (2021) Base de Datos. PIB Per Cápita en USD al cierre del 2018. Disponible en: https://data.oecd.org/searchresults/?q=PIB.

Schwab, Klaus (2019) Reporte Global de Competitividad 2019. Foro Económico Mundial Disponible en: http://www3.weforum.org.