Tasa de natalidad: ¿Cómo combatir la explosión demográfica?

June 18, 2019 in Uncategorized by Alejandro


Resumen

Se estudia la relación de la tasa de nacimientos (por cada 1,000 personas), con la población dependiente de la PEA (Población Económicamente Activa), el Índice GINI y la calidad educativa de acuerdo a la prueba PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes). Se analizan 37 países con información disponible en el Índice de Competitividad Internacional (ICI), del año 2012. Se selecciona este año debido que la prueba PISA se lleva a cabo cada 3 años y es el año del cual hay más información disponible, teniendo como objetivo obtener un modelo más representativo. Se realiza un crossdata con información del IMCO y del Banco Mundial. Concluyo que la población dependiente de la PEA y el índice GINI tienen una relación positiva con la tasa de natalidad, mientras que la calidad educativa tiene una relación negativa.

Abstract

The study aboard the relationship of the birth rate (for every 1.000 people), with the population dependent on the PEA (Economically Active Population), the GINI Index and the quality of education according to the PISA test (International Program for the Evaluation of Students). It addresses the analysis of 37 countries, belonging to the International Competitiveness Index (ICI), specifically from the year 2012. This year is selected because the PISA test takes place every 3 years and is the year of which more information is available, aiming to obtain a more representative model. A crossdata is made with information from the IMCO and the World Bank.It Concludes that the variables population dependent on the PEA and the GINI index have a positive relationship with the dependent variable, while the variable quality educational has a negative relationship.

La tasa de natalidad es un factor determinante en el crecimiento económico y los índices de pobreza; es un elemento condicionante en la calidad de vida de las familias y en sus posibilidades de consumo, así como en la acumulación de riqueza. Los países con altos índices de pobreza generalmente son los que tienen una tasa de natalidad elevada; existiendo una relación de causalidad. Como decía William Easterly en su libro “The Elusive Quest for Growth”, los agentes responden y actúan de acuerdo a los incentivos, por lo tanto, se puede decir que países más desarrollados la población cuenta con mayores incentivos para reducir el número de hijos; se identifica que la tasa de natalidad está relacionada en parte con los niveles de desigualdad en el ingreso, la calidad educativa y genera el incremento de la población dependiente económicamente.

Se compilaron datos de la tasa de natalidad, índice de GINI, calidad educativa y población dependiente de la PEA, observables en la Tabla 1; ordenando los datos del país que presenta menor tasa de natalidad al que tiene mayor tasa de natalidad (orden ascendente), para observar de manera más clara como se distribuyen los valores, con información de los 37 países que tienen datos disponibles de dichas variables del año 2012. Se observa que los países con una tasa de natalidad menor son aquellos con un desarrollo económico mayor. Los países europeos y otros como Japón, incluso enfrentan el problema de tener una población de adultos mayores, consecuencia de un dramático descenso en la tasa de natalidad, esto ha originado otros problemas, como la disminución en la recaudación fiscal por parte de los estados, ciudades fantasmas, un sistema de pensiones insostenible, entre otros.

Se observa en el Gráfico 1 como la tasa de natalidad implica el crecimiento de la población dependiente económicamente, ya que a mayor tasa de natalidad implica mayores nacimientos y el grupo poblacional dependiente económicamente se incrementa al haber más infantes, lo cual implica que la razón de dependencia por edad se va incrementando y el ingreso de la PEA se divida entre una mayor proporción de personas, también se observa que la calidad educativa colabora a reducir la tasa de natalidad, debido a que las personas poseen mayores oportunidades, más educación, toman mejores decisiones, es decir, tienen incentivos a reducir el número de hijos; y el índice de GINI el cual tiene una relación negativa, una sociedad menos desigual tiene menores tasas de natalidad, lo cual se debe a la menor desigualdad de oportunidades, de acceso a la educación, de ingreso, de condiciones de vida.

Se utiliza un modelo econométrico de mínimos cuadrados ordinarios. Población dependiente de la PEA, índice de GINI y calidad educativa son significativos para explicar la tasa de nacimientos. Se observa que la población dependiente de la PEA y el índice de GINI tienen una relación positiva, con la tasa de nacimientos, mientras que la calidad educativa tiene una relación inversa con la tasa de nacimientos. En conjunto las variables independientes explican la tasa de nacimientos en un 72%. Se cree que el nivel educativo de la población repercute en el número de hijos que tienen, usualmente un mayor nivel educativo implica mayor conciencia en los costos de tener un hijo, cultura de la planificación familiar y conocimiento de los métodos anticonceptivos; también un mayor nivel educativo genera mayores oportunidades laborales incrementando el costo de oportunidad. La población dependiente de la PEA tiene relación debido a que mientras mayor sea la población dependiente significa que la tasa de natalidad está incrementando, ya que es uno de los segmentos que comprende. Así mismo, un índice de GINI mayor no genera en la población los incentivos necesarios para que reduzcan el número de hijos. Como dijo William Easterly, todo es cuestión de incentivos.

México enfrenta grandes retos, vivimos en una sociedad donde el 43.6% de las personas viven en condiciones de pobreza, es decir, 53.4 millones de personas y 7.6% en pobreza extrema equivalente a 9.4 millones de personas (cifras al 2016). Es imposible imaginarnos en las condiciones de precariedad con las que viven esos millones de personas. Las familias que viven en condiciones de pobreza usualmente son las que tienen muchos hijos, sus necesidades básicas se multiplican y por lo tanto el ingreso que obtienen se destina a satisfacerlas, eliminando cualquier posibilidad de brindarles educación a sus hijos y ellos en consecuencia, difícilmente lograrán salir de la pobreza porque sus oportunidades se reducen y la riqueza se va reduciendo en los cambios generacionales. Es necesario generar en la población mexicana los incentivos adecuados para que las tasas de natalidad se reduzcan, las familias que viven en condiciones de pobreza con muchos hijos difícilmente los hijos lograrán salir de la pobreza, las oportunidades que pueden obtener se reducen. Además México y el mundo se encuentra sobrepoblado, estamos acabando con todo lo que nos rodea y nos estamos llevando a nuestra propia extinción, el estrés que se está poniendo a los recursos es muy elevado; el agua comienza a escasear, los bosques nos los estamos acabando, cada vez las sequías y desastres naturales son más severos; reducir las tasas de natalidad no nada más ayudará a reducir los índices de pobreza y poder brindar mayores oportunidades a la población, también beneficiará a nuestro único hogar, el planeta Tierra.

Bibliografía

World Bank, (2019), DataBank, World Bank: Washington D.C., Recuperado en Marzo 7 de 2019 en https://databank.worldbank.org.

IMCO, (2017), Índice de Competitividad Internacional, “Memorandum para el Presidente”, IMCO: Ciudad de México.

Easterly, William, (2001), The Elusive Quest for Growth, Cambridge, Massachusets: The MIT Press, pp. 1-291.

OECD, (2008), Growing Unequal? Income Distribution and Poverty in OECD Countries, OECD: Paris, pp. 1-308.