Un día en el vacío (Boston)

April 24, 2013 in Uncategorized by Alvaro Santana Acuña

Boston_bombingOs comparto mi relato sobre los sucesos de Boston escrito a lo largo del viernes, y en el que traté de captar la vaciedad del día, cuando nada se sabía con certeza sino sólo circulaban rumores y noticias a medias, como me sucedió el 11 de septiembre.

El jueves yo, mi mujer y una amiga terminamos de cenar sobre las nueve y media de la noche en Muqueca, un conocido restaurante brasileño de Cambridge ubicado entre MIT y Harvard. Mientras caminábamos hacia una tienda 7-Eleven para comprar una caja de cereales, vimos que la luna estaba perfectamente cortada a la mitad. En la calle se respiraba tranquilidad y soplaba algo de fresco primaveral. Jamás hubiésemos imaginado que, de vuelta a casa, pasaríamos apenas a tres manzanas del piso de los sospechosos del atentado del maratón de Boston. Poco más de una hora después, los sospechosos abandonaron su piso y robaron en la tienda 7-Eleven. Aunque eso no lo supe hasta la mañana siguiente, cuando (como me ocurrió el 11 de septiembre de 2001) me tiraron de la cama las noticias.

El 11 de septiembre estaba en San Francisco, al otro lado del país. Llevaba apenas diez días viviendo en Estados Unidos, y aún hoy me estremezco al recordar haber escuchado que un avión se había estrellado contra el puente Golden Gate. Aquel día, al igual que la mañana del viernes 19 de abril, sentí en la boca la saliva espesa de lo surreal. Al despertarme el viernes me enteré de que los dos sospechosos habían matado de un tiro en la cabeza a un securita de MIT, que habían herido a otro del sistema de transporte público MBTA y que luego habían secuestrado un coche y huido hacia Watertown, una pequeña ciudad donde tengo varias amistades. A dos de ellas las localicé rápido, poco después de las seis de la mañana. Pero no a la tercera; una joven pareja con dos bebés. Pasaban las nueve cuando logré saber que estaban a salvo. Los despertaron los tiros, una cadena de explosiones y las sirenas de la policía en la alta madrugada. Para ese entonces, el toque de queda se había declarado en Boston y los alrededores, encerrándonos a más de novecientas mil personas en nuestras casas. Y así campó a sus anchas el vacío del nada saber y de los rumores, como el 11 de septiembre: que si en Watertown buscaban a más de un sospechoso, que si eran terroristas islámicos, que si el segundo sospechoso escapó al cerco policial y huyó en tren a Nueva York, que si su piso de Cambridge estaba lleno de explosivos… La realidad es que ese piso en Norfolk Street está a cinco minutos caminando del mío, donde llevamos encerrados más de veinticuatro horas sin poder salir. Desde la zona donde se encuentra ese piso escuchamos una explosión a finales de la tarde, mientras que en Watertown una de mis amigas recibió la visita imprevista de doce policías de asalto en su piso, y allí también, en el patio trasero de su casa, la madre de los dos bebés tomaba fotos de los policías rastreando la zona, quienes además entraban de vez en cuando a su casa para usar el baño.

Continua leyendo aquí.

Quizás te interesan otros artículos relacionados...