Suprematismo democrático

October 12, 2021 in Democracia y Justicia, Sociología Internacional by Francisco Tomás González Cabañas

“Cuando, en el año 1913, inmerso en mi desalentadora pretensión de liberar al arte del lastre de lo objetivo, busqué la evasión en la forma del cuadrado y colgué en una exposición un lienzo en el cual sólo se veía representado un cuadrado negro sobre fondo blanco, la crítica, y con ella la sociedad, suspiraron desasosegadas: ‘Todo aquello que siempre hemos amado se ha perdido: estamos en un desierto… ¡tenemos ante nosotros un cuadrado negro sobre fondo blanco!’ […] A la crítica y la sociedad, aquel cuadrado les pareció algo incomprensible y peligroso” (Malevich, K.  “El mundo no objetivo”. Aracena. Gegner. 1927, pp. 70-71)

Kazimir Malevich fundó el suprematismo, proponiendo la no imitación a la naturaleza, el uso de figuras geométricas, círculo y cuadrado, como el blanco y el negro. De esta manera hacía evidente la supremacía de la nada o de la concretud en la que el sujeto desanda su existir, considerada una corriente abstracta, en lo real de sus configuraciones ofrece sencillez pura o extrema.

El filósofo Boris Groys  afirma que la vanguardia es impopular “precisamente porque es democrática, y si fuese popular, no sería democrática” (Groys, “The Weak Universalism”. E-Flux Journal. 2010 p. 9).

El suprematismo propuesto por Malévich hace más de un siglo atrás, fue vanguardista en aquel entonces, y puede corresponderse en la actualidad con la imagen simbólica de nuestras democracias actuales.

Sencillez extrema de formas y colores, garantizar elecciones y peroratas de lo diverso, concomitantemente un mensaje abrasivo y opresivo, no podemos salir de tal hegemonía de la crudeza de lo geométrico, de lo oscuro y lo claro, de que es el mejor de los sistemas posibles.

Aquel cuadro de Malévich es la configuración exacta de lo democrático, es el rostro, el alma y la esencia, es decir todo lo que no tiene ni posee la democracia, sólo sus demarcaciones donde todos estamos dentro y fuera, a la misma vez, donde el principio de no contradicción rige solamente para una representación, tal como las fotos al cuadro, las réplicas virales de lo mismo que no saldan ni saldarán lo que no puede ponerse en cuestión.

El no poder salirnos de la forma, habiéndola consagrado como significante amo, tras historias de sangre y fuego por una consecución de libertad en el mayor y mejor sentido, asociado, indiscerniblemente a lo democrático, desustancializa nuestra subjetividad, nuestra noción mínima e indispensable de individualidad. Entregamos, dispersamos nuestra singularidad en el significante pueblo, mayoría, ciudadanía, que nos ofrece la democracia sin que jamás accedamos a tal propuesta.

“La vida no tiene nunca lugar en un sistema lógico de ideas, y desde este punto de vista el punto de partida del sistema es siempre arbitrario, y lo que construye es solo cerrado en sí, y sólo relativo desde la perspectiva de la vida, solo una posibilidad. No hay ningún sistema para la vida. En la vida solo existe lo singular, lo concreto. Existir es ser diferente. (Lukács, G. “El alma y las formas. Teoría de la novela, Barcelona, Grijalbo, 1971, p. 60).

Casualmente el fundador del suprematismo y autor del cuadro negro sobre fondo blanco, imagen cabal de lo democrático, suscribe en un manifiesto posterior ” hay que dar vida a las formas y el derecho a la existencia individual”. (Malevich, K. “From Cubism and Futurism to Suprematism: The New Realism in Painting”, pp. 173-183. En: Harrison, CH., P. Wood, P. eds. Art in Theory 1900-2000: An Anthology of Changing Ideas Oxford: Blackwell Publishing, 2003).

La democracia no tiene sustento ni sustrato colectivo ni un espacio o tiempo común, es un trazo de individuos del que nos convencimos que no puede haber un más allá, siquiera la posibilidad de pensarlo.

Urdiendo la trama. Recobrar la posibilidad de pensar el poder

October 12, 2021 in Democracia y Justicia, Sociología Internacional by Francisco Tomás González Cabañas

Últimamente nos sumimos en una aporía secundaria. Caímos en la tentación de categorizar hasta la partícula elemental al demos, al pueblo, a la ciudadanía, a los individuos. Esta misma pluma recuperó el significante horda, para redefinir lo indefinible, en relación a las tensiones democráticas. Todos y nadie a la vez, somos y no somos, esa masa que se manifiesta en las calles, en las redes virtuales o en la apatía silente. Desde el poder, quiénes lo detentan, lo administran y por ende lo padecen, nos dejan hacer y pensar sobre lo accesorio. Debemos caer en cuenta que el marco teórico, el abordaje desde el cuál venimos profundizando los análisis y proponiendo incluso proyectos o propuestas, nos llevará una y otra vez al mismo lugar laberíntico del que no hay salida alguna. El pueblo, o como lo queramos llamar, siempre estará ahí, como el tiempo heideggeriano, el poder transcurrirá sobre él y allí es donde debemos detenernos y depositar la mirada, la larga y la corta. Pensar en el detalle, como aleccionaba Walter Benjamin, para agudizar sentidos como la escucha, o como el olfato si recordamos a Kusch, para salir de la hegemonía de la mirada que nos hace obcecar una y otra vez en la generalidad, en esa que nos precisa dependientes del imperio de lo numérico y de sus rígidas exigencias.
La democracia entendida desde la posición del pueblo, desde tal directriz, sostiene su legitimidad teórica en al menos dos argumentos ontológicos tal como lo describiera Kant en relación a la defensa de la existencia de dios presentada por San Anselmo. Performativamente, en peticiones de principios, nos educan (en el sentido liminar y disciplinar) para que asociemos, sin posibilidad de duda y por ende de pensamiento o de cuestión, a la democracia como la representación “natural”, “proverbial” o unívoca de un “pueblo” que debe ser representado. La otra petición de principios, subsiguiente a esta tautología es que el mecanismo, el procedimiento, que debe aplicarse sin discusión ni tensión es lo electoral.

“Estoy cada vez más convencido de que una parte muy importante de los problemas políticos actuales tienen que ver con los límites propios de la democracia representativa, aunque en un sentido más amplio del sentido habitual de esta, y por eso quería retomar unas reflexiones de hace un tiempo. Considero que las personas normales tendemos a ser mucho más complejas, dialogantes, interesantes y flexibles, o también por suerte más ambiguas y ambivalentes, que los representantes políticos (cuando menos tal y como se muestran).
En cambio, los representantes políticos viven de y para representar unas posiciones políticas, de explotarlas mediáticamente y de hacer todo lo posible para sacar el máximo rédito de cada coyuntura. Por ello, al menos analizados desde su comportamiento público, su propósito no es tanto resolver problemas como generarlos y/o capitalizarlos. De ahí que no paren de deformar y simplificar la realidad, de fijarse en cualquier tuit, anécdota o detalle, sin importar lo minúsculo que sea, con el fin de instrumentalizarlo, de convertirlo en un problema de primer orden y de mostrar así, cómo no, la idoneidad de su posicionamiento. Como de costumbre, la realidad es presentada continuamente como un capital político que confirma sus planteamientos y que no para de darles la razón.
La manipulación de la información y de las emociones no son una casualidad, sino el resultado natural de la misma lógica de la representación y las dinámicas de competencia que se generan entre los partidos. Desde su prisma, a fin de cuentas, las personas tendemos a ser vistas como piezas de una especie de mercado en donde conseguir votos. Por eso, los políticos, en tanto que se comportan como políticos (otra cosa es, quizá, a nivel privado), tienden a ser mucho más simples que las personas normales, más previsibles y más planos, más unidimensionales. Ellos no se pueden permitir el lujo de dudar en público, tampoco mostrarse inseguros ni matizar mucho: todo eso serían síntomas de debilidad o de inconsistencia. Su posición debe ser clara e inexpugnable, una que se puede presentar siempre como la vencedora, incluso en apariencia firme (aunque luego pueda ser volátil, lo que no se reconocerá). En definitiva, y esto no es un dato menor, la representación política se acompaña de una representación de la realidad y, por desgracia, de una que suele ser bastante mala e irreal: una demasiado nítida, racionalizada y coherente, una desprovista de las aristas, las ambigüedades y las contradicciones que cotidianamente se asoman en una sociedad plural” (Edgar Straehle, filósofo español post de su red social de Facebook, septiembre de 2021).
El poder desde las estructuras determina la realidad, no como lo señalaban los estructuralistas sino en su propia dinámica e interacción. Esto se comprueba cuando la intensidad se valida, una vez legitimada en el paso jurídico-legal de la instancia electoral.
La confirmación se da palmariamente, cuando somos obligados o invitados a votar. No podemos votar por elegir u optar por un sistema de organización del poder, sino simplemente desde dentro mismo de las limitaciones y determinaciones que el poder establece, sin posibilidad de discusión. Ni siquiera podemos urdir una emancipación o resistencia. Hace tiempo que la intelectualidad o la inteligencia, duerme en los laureles de las carreras académicas que promueven la acumulación de títulos de grado y de posgrado, de publicaciones indexadas en revistas que priorizan el cumplimiento de normas de estilo, antes que la posibilidad misma de pensar o de pensarse. La gravitación de estas corporaciones de intelectuales orgánicos no hace más que prestar un servicio invaluable al sistema dado que lo engrandece y fortalece a medida que se lo critica desde la óptica imposible de analizar el fenómeno desde las categorías del pueblo, olvidando que lo central, que lo neural es que pensemos en y desde el poder. En la posibilidad y en el sagrado derecho que tenemos de proponernos otra cosa, otra forma de organizarlo y por ende de organizarnos.
En tal afán, apenas sí denominamos de forma diferente al amo desde nuestra posición de esclavos. Tal dialéctica absoluta es el límite en donde mueren nuestras posibilidades como sujetos. Podemos ser populistas o liberales. Quizá se nos permita quedarnos tímidamente en el medio, pero no mucho más.  
Necesitamos cuestionarnos, preguntarnos, indagarnos, si es que seguimos necesitando parlamentos y en el caso que concluyamos que sí, de ver sí la conformación de los mismos debe ser tal como lo venimos realizando y sosteniendo. El judicial incluso, no puede ser observado solamente en su composición no democrático o no electiva. Debemos alzar la voz en los privilegios de casta que conlleva que sólo puedan administrarlo en sus jerarquías los profesionales en el derecho, cómo sí esta actividad sea la única que puede determinar acerca de lo justo en sí en cada caso y ocasión.
Debe ponerse en tela de discusión sí la democracia debe seguir cumplimentando como condición necesaria y suficiente lo electoral. Tenemos la obligación moral de preguntarnos si nos basta con solamente votar, y hacer prioritaria la opción,  intermediada por los dispositivos de los partidos políticos y la lógica de representación, antes que los valores que supondría una democracia teórica, como la libertad de expresión (en su sentido amplio que garantice una libertad de publicación, por ejemplo estas mismas letras que no serán publicadas en la mayoría de los sitios de información pública en donde serán enviadas) o la igualdad de oportunidades que se construye desde los sesgos de posibilidad no desde los resultados que se escogen visibilizar.
Pierre Clastres “descubrió” que los guaraníes definían su organización política y social mediante el consenso. Una práctica que la implementan los cardenales del Vaticano para elegir al sumo pontífice. No existe allí ni mayorías ni minorías, ni segunda vuelta ni sistema proporcional. Acuerdo en la palabra, hasta que las velas ardan y brinden el humo blanco.
Los griegos pensaron desde el poder, desde allí conformaron la polis, administraron la indeterminación evitando la incertidumbre. Propiciaban el ocio educativo para formar ciudadanía, las escuelas que nos legaron, fueron invertidas por la negación del ocio, es decir el negocio en que transformamos los asuntos del pueblo y por ende más luego, públicos y políticos.
Consagramos lo electoral como la instancia final, perfecta y perfectible (sólo dentro de estos límites, limitantes claro está) de este gran negocio en que convertimos al pueblo, por tanto a la política y que llamamos democracia.
Es impensable que recordemos a la demarquía griega o estococracia de Isócrates que planteaba la posibilidad que mediante sorteo, todos los miembros de una misma comunidad tenga exacta chance de ejercer un rol de representación o de gobierno. Estableciendo de esta manera una noción de lo común y de lo colectivo por sobre las especulaciones facciosas en las que las sociedades tienden a dividirse cuando los sectores se encuentran instados o impelidos a vencer, o “convencer” (mediante imposiciones numéricas o electorales) unas sobre otras, disgregándose o desustancializandose por esta misma razón que no es más que una sinrazón.  
La democracia necesita ser pensada en forma urgente e inmediata. A riesgo de que no lo hagamos, las supuestas diferencias públicas, de nuestros gobernantes y representantes, limitados por el sistema de representación caduco o caducado, no será más que la exaltación de un negocio, mero y huero, una compulsa numérica que evidenciará la compra de voluntades, el sometimiento de la mayoría de los sujetos integrantes de las comunidades (condicionados y manipulados por dispositivos, por la realidad y la virtualidad) y la falta cada vez más flagrante, en tonalidad pornográfica de proyectos, de propuestas, de ideas, de conceptos, de palabras.  
Lo único que explica este nuevo intento, de tantos y hasta donde uno mismo desconoce cuántos más, tiene que ver con el derecho y la posibilidad de que vivamos bajo un sentido que nos permita reconocernos como subjetividades humanas y no meras y hueras réplicas de un algoritmo artificial, equidistante y enajenado.

Read the rest of this entry →

Ecuación democrática

September 28, 2021 in Democracia y Justicia, Sociología Internacional, Sociología otros temas by Francisco Tomás González Cabañas

El poder más la selección que se hace del mismo, menos la marginalidad que se suma a la injusticia multiplicadas por la desigualdad dan como término igual al gobierno de los otros (otrocracia) menos la horda que se multiplica por la representación elevada a la potencia de la tutela a la que se divide por el poder legislativo más el ejecutivo y el judicial. Expresarlo de la manera en que el resultante numérico genera la versatilidad de los algoritmos, era una deuda pendiente de hace tiempo, debíamos una ecuación democrática, para más luego intentar desentrañar la formulación primigenia de lo que nos hace pretendientes de lo democrático.

Así como la ecuación de Dirac, popularizada cómo la ecuación del amor, afirma o postula: “Si dos sistemas interactúan uno con el otro durante un cierto periodo de tiempo y luego se separan, es posible describirlo como dos sistemas separados, pero de alguna manera sutil están convertidos en un solo sistema. Aunque se separen y estén a millones de kilómetros de distancia, a años luz, siguen influyendo entre ellos. Uno sobre otro”.

Resultaba harto necesario traducir en la formulación por la que se expresan los números, los elementos principales en los que se manifiesta lo democrático y de qué manera introducir las modificaciones para contar con un mejor resultado, en términos democráticos.

Por supuesto que la ecuación no lleva números, dado que no se trata de una cuestión matemática, por más que se use el envase del formulismo o el esqueleto de la formulación mediante una ecuación. El ordenamiento disciplinar que imprime el arribar a una conclusión concluyente como lo es una especificidad determinada de una abstracción cómo el número nos posibilita una síntesis más clara, una finalidad concreta y expresada.

Read the rest of this entry →

De la democracia sólo nos queda el nombre

August 19, 2021 in Blog de Sociología, Democracia y Justicia, Sociología Internacional, Uncategorized by Francisco Tomás González Cabañas

“Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus”. Con tal frase en latín concluye la novela de U. Eco, “En el nombre de la rosa”. La traducción se correspondería con; de la rosa sólo nos queda el nombre. Bien podría maridarse la definición con el primer párrafo del poema de Borges “El golem”: si (como afirma el griego en el Cratilo) el nombre es arquetipo de la cosa en las letras de rosa está la rosa y todo el Nilo en la palabra Nilo. La tercera en discordia la debemos a Alejandra Pizarnik: “la rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos”. La rosa como símbolo de lo que somos, es la muestra palpable de nuestra condición efímera, del imposible de modificar su condición de tal, y de la obstinación de seguir intentándolo. En nuestra razón gregaria, pretensión colectiva de escapar de nuestra temeridad individual y ambición de anular al otro para destacar, nos guarecemos en el sistema social y político, del que nos organizamos, para finalmente solo detentarlo en su nombre, fantasmagórico y sintomático. De la democracia sólo nos queda el nombre, dado que estamos prescindiendo incluso de su condición necesaria y suficiente, que estampa la seguridad legal y legítima de lo electoral.

Si bien nunca nos propusieron que elijamos, sino que simplemente optemos, lo cierto es que cada vez es más palmaria y asequible la sensación de que el montaje escénico de la instancia en los tiempos de elecciones, son edificaciones, que se construyen cada vez con menor voluntad e intención de que nos creamos tal ilusión. El famoso contrato, anterior al social, lo hacemos individualmente desde hace tiempo, para creer por ejemplo en el teatro o en las representaciones. Condición sine qua non, además de la voluntad propia para creer, es por parte de los otros que montan la representación de que sean creíbles, de que en el escenario pongan lo mejor de sí para hacernos creíble la historia que están representando. Ayudará para ello los elementos que utilicen, desde la ambientación hasta las vestimentas, un conjunto armónico para que el contrato celebrado se cumpla de plena conformidad para todas las partes.

Tal como las uvas de Caravaggio, la rosa inmortalizada en un tapiz, en una foto, institucionalizada como símbolo en una bandera, no puede tener en el mismo momento, el mismo y único aroma como textura, para todos y cada uno de los que deseemos tomar contacto con ella y experimentarla. Hagamos lo que hagamos con nuestros sentidos, la rosa seguirá allí, por más que reventemos, entendiendo esta actitud como la más desafiante y disruptiva, por ende más humana y menos autómata, tal como nos señalara la poeta inmortalizada en su condición.

Read the rest of this entry →

Iterabilidad electoral

August 19, 2021 in Blog de Sociología, Democracia y Justicia, Justicia, Uncategorized by Francisco Tomás González Cabañas

Así estemos dentro de una aldea pobre y marginal que determina a sus actores sociales por la discrecionalidad con las que se vinculan con sus hombres y mujeres encaramados en el poder, o no nos ubiquemos en aquellos sitios en donde al menos aún no se termina de renunciar del todo a la posibilidad de debate, como encuentro en la palabra, la repetición en la alteridad (que es la iterabilidad) se da puntual y específicamente en lo concerniente a lo electoral. 

Todas las elecciones que proponen las democracias actuales no dejan de ser iguales. No brindan a sus gobernados ni representados la posibilidad de elegir, sino apenas la de optar. Menos aún proponen en tal codificación como enclave que sigamos aceptando las reglas de juego sin hesitar o que tengamos el derecho a cambiarlas de cabo a rabo o parcialmente. Son distintas en cuanto al tiempo y lugar en donde se llevan a cabo. Se definen a lo sumo, nombres y hombres, como mujeres en tercio, cupo o paridad. Lo que diferencia una elección de otra, son valores estéticos y dialécticos, que no perforan sin embargo la lógica imperante y hegemónica del amo y del esclavo. 

Por lo general los oficialismos juegan su continuidad, convirtiendo la elección, sea incluso para ello o no, en una ratificación o rectificación a lo que hacen o dejan de hacer. Sin el medio, se eligen representantes antes que gobernantes o se trate de una consulta popular, la tensión a resolverse para una nueva legitimidad, exigirá al votante que le diga que está de acuerdo o en desacuerdo con ese gobierno que pondrá en juego su actuación en la convocatoria electoral. 

“La verdad tiene una estructura, por así decirlo, de ficción.” (Lacan, J. “Para qué sirve el mito”. En Seminario 4 La relación de objeto. Buenos Aires: Paidós.1994. p. 253). La democracia no es más que el envase, imprescindible y necesario para que la política como pulsión o función de lo colectivo, no dirima sus tensiones en un grado de violencia aún más descarnado e iracundo. 

Read the rest of this entry →

Democracia: Condición Necesaria

July 27, 2021 in Blog de Sociología, Democracia y Justicia by Francisco Tomás González Cabañas

El surgimiento de la democracia, tuvo como condición necesaria la existencia de la isonomía o igualdad ante la ley. Haber suprimido tal disposición significó lisa y llanamente masacrar la esencia democrática o negarla. En la continuidad institucional de una noción de la democracia, vaciada de contenido, fugada en su espíritu y amputada en su eje primordial, se desarrolló una dinámica de poderes dividido que desde hace siglos se instituyeron en tres. La armonía de la vinculación de los mismos y por tanto lo que ofrece a la sociedad, se diluye en lo real, en lo imaginario y en lo simbólico. Tales estructuras o dispositivos, anquilosados y obsoletos, fungen como referencias sacras o totémicas ante una sociedad, que desanuda sus lazos sociales, se desintegra en el tejido mismo y sucumbe en su noción de subjetividad ante la robotización de la individualidad que se propone, inercialmente, erradicar los puntos comunes y con ello, negar la posibilidad de pensarnos en cómo reunir los segmentos en los que, en el imperio del desconcierto, nos encontramos balcanizados. 

Desde el horizonte teórico, con su correspondencia en la praxis de la otrocracia en general que hemos propuesto en diferentes instancias, proponemos en lo específico, la conformación de un poder isonómico que en una primera instancia, opere dentro de los poderes instituidos, antes de ser generado como un nuevo poder. 

De esta manera su funcionalidad común y cotidiana encontrará mayor versatilidad en la dinámica ordinaria, para una vez consolidado, el poder isonómico, en su mayoría plena, encuentre vigor para constituirse como el poder armonizador o cuarto poder extraordinario.

Recobrar la reciprocidad, el circuito de ida y vuelta entre gobernante y gobernado, es el espíritu que debemos rescatar del olvido milenario de la isonomía como elemento indiscernible de lo democrático. 

Read the rest of this entry →

Encarcelamos la posibilidad del libre albedrío.

February 18, 2021 in Blog de Sociología, Democracia y Justicia, Justicia by Francisco Tomás González Cabañas

Somos las partículas desvanecidas en el aire que no pueden reintegrar lo sólido. Bajo el título “Todo lo sólido se desvanece en el aire. La experiencia de la modernidad”. Marshall Berman brindó el diagnóstico más acabado y preciso acerca del siglo XX. Como herederos forzosos de tal época y en pleno presente continuo, ante la dificultad de pensar, conceptualizar y tomar distancia para reflexionar y filosofar acerca lo que nos esta ocurriendo, lo debemos intentar, así sea lo único y lo más insensato y atribulado de falto de sentido tal antojadiza pretensión. 

¿Acaso podemos consensuar o plantear algún tipo de mecanismo que determine cómo constituir lo colectivo, de que manera o bajo que preceptos, o perceptos en tónica deleuziana, en caso de que lo queramos o deseemos, definir las prioridades que reconviertan el espacio de lo público, dinamitado, detonado y desintegrado?

Berman para analizar lo que consagró en los anales de las ciencias políticas, referenció como síntomas, las vivencias del personaje del Fausto, de Goethe. Hoy algo así sería imposible. Leer se tornó en algo tan perjudicial como antigregario. En breve, en alguna disposición normativa será consagrado como un crimen de lesa humanidad. 

Así como en un momento de la historia, la palabra hablada, patrimonio de los dioses, instó a los hombres a qué al no poder recordarla, desarrollaran la palabra escrita, generando la subversión por obediencia (es decir queriendo cumplir a rajatabla, patearon el tablero) tal vez nos encontremos en un proceso análogo.

Read the rest of this entry →

LA CLAVE DEL DESARROLLO DE LAS NACIONES

January 5, 2021 in Blog de Sociología, Sociología Internacional by Miguel Ángel

LAS NACIONES QUE HAN LOGRADA ABATIR LA CORRUPCIÓN SON LAS MÁS DESARROLLADAS

La corrupción es el mayor problema en la actualidad a nivel mundial. Va desde sobornar a un agente de tránsito, hasta realizar negocios millonarios sirviéndose de un cargo en la administración pública. Su erradicación se convierte en objetivo principal de los gobiernos. La presencia de la corrupción afecta directamente el desarrollo de un país y su legitimad. En la actualidad las naciones con menor índice de corrupción se centran en 7 recomendaciones. Manejo de conflictos de interés, el control de la política financiera, la fortaleza de la integridad electoral, regular las actividades de cabildeo, regular el influyentismo, empoderar al ciudadano y la división de poderes. Por lo cual variables como el estado de derecho, hacer negocios y el índice de democracia podrían influir en el nivel de corrupción de un país. Haciendo un análisis de la tabla 1 de índice de percepción de corrupción, en relación con el estado de derecho, hacer negocios y percepción de democracia. Puedo inferir lo importante que es para el desarrollo de las naciones (ver las de la parte superior) que gobiernen fundamentados en un gobierno abierto, con legitimidad de sus gobernantes elegidos democráticamente, libertad de expresión y acceso a la justicia expedita, es decir, la nueva gobernanza que garantiza desarrollo sostenido. Contrastando con esta realidad se encuentran los países de la parte inferior de la tabla, que entre más alejados están de esa forma de gobierno, menos oportunidad ofrecen al mundo de hacer negocios y por lo tanto se encuentran estancados por sus niveles de corrupción. Las 3 gráficas presentadas reflejan lo siguiente.

En la gráfica 1 la relación existente entre las variables percepción de corrupción y estado de derecho, como se puede observar hay una gran relación entre ambas variables, entre menos corrupción hay en las naciones mayor estado de derecho se refleja en su forma de Gobierno. En la gráfica 2 las variables son percepción de la corrupción y hacer negocios, en esta se observa que puede haber una alta percepción de corrupción pero aún así hay oportunidades de hacer negocios e invertir en algunas naciones aún teniendo altos índices de corrupción. Por último en la gráfica 3 presento las variables de percepción de corrupción y democracia, podemos observar que entre mayor sea la democracia de las naciones, menor es la percepción de corrupción. Se observó que el nivel de corrupción se relaciona ampliamente con diversos factores. Los cuales se eligieron porque considero que son los primeros que se ven afectados en un país ampliamente corrupto. Después de comparar y relacionar en la tabla y las gráficas los indicadores de cada variable, infiero

que la corrupción es el mal que afecta gravemente el bienestar, la economía, el desarrollo económico, la libertad de expresión y el acceso a la justicia de los ciudadanos. Debemos los servidores públicos esmerarnos en promover políticas públicas en beneficio del pueblo y con el afán de abatir la corrupción, permitiendo la participación ciudadana. Construyendo algo juntos es más inspirador y más fuerte que intentar hacerlo solo.

“Un hombre sin ética es una bestia salvaje soltada a este mundo.” Corruption Perceptions Index 2019. Table of the perceived levels of public sec tor corruption in 180 countries/territories around the world.

World Justice Project. Índice de Estado de Derecho 2020. Tabla Resumen: Puntuaciones y rankings.

Doing Business 2020. Comparing Business Regulation in190 Economies. Table 0.1 Ease of do ing business ranking.

Democracy Index 2019. A year of democratic setbacks and popular protest. Table 3. Indicators of democracy and developementworldwid e for the year 2011 (167 countries ranked according for theNID democracy index).

Dossier elaborado por el Dr Santiago Martínez Dordella. Catedrático de la Universidad Anahuac Xalapa.

by Ilse

Participación electoral en 30 países vinculados con la OCDE

January 5, 2021 in Blog de Sociología, Sociología otros temas by Ilse

Factores incidentes en la participación electoral

La participación electoral es una estrategia democrática que tiene como finalidad poder lograr mediante ella el involucramiento activo de la ciudadanía a través de la emisión del voto, con el fin de un mayor involucramiento en las decisiones públicas. Podemos con ello afirmar que la participación electoral es el mecanismo más palpable de representación en los ideales de democracia, debido a que mediante ella se puede otorgar realmente la legitimidad a los gobernantes y es aquí donde radica la importancia que tiene el poder identificar los factores que influyen en que los ciudadanos decidan ejercer activamente su derecho al voto. El análisis que se presenta se realiza de acuerdo a 30 países relacionados a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, donde se plasman los porcentajes que cada uno de ellos obtuvo de participación electoral en las últimas elecciones celebradas en cada país, asimismo se plasman los posibles factores que podrían incidir en la participación electoral de dichos países, como lo son un gobierno abierto, la ausencia de corrupción y los limites al poder gubernamental, buscando con esto encontrar la relación que existe entre los factores mencionados y los niveles de participación electoral de los países analizados. Finalmente, la relación que existe será ejemplificada a continuación.

En la tabla uno se evidencia la participación electoral en las últimas elecciones de los 30 países analizados pertenecientes a la OCDE, se puede apreciar que en promedio dicha participación es relativamente alta pues alcanza el 71% de participación con relación a su padrón electoral. En los países donde se encuentra el mayor porcentaje de participación ciudadana, se encuentran también los niveles más altos con referencia al gobierno abierto. Los puntajes altos en ausencia de corrupción y limites al poder gubernamental mantienen relación con los porcentajes altos de gobierno abierto y estos a su vez se relaciona con un mayor porcentaje de participación, aunque no en todos los países aplica la misma regla. Turquía es un ejemplo de ello, pese a que se encuentra dentro de los 5 países analizados con mayor porcentaje de participación, se encuentra también entre los puntajes más bajos de gobierno abierto, ausencia de corrupción y limites al poder gubernamental.

La gráfica superior corresponde a la relación que existe entre el porcentaje de participación electoral y el gobierno abierto de cada país, en ella se observa que si bien no por completo en el total de los países en algunos si existe una amplia relación entre el gobierno abierto y la participación ciudadana. En la gráfica del centro se muestra la ausencia de corrupción de los países analizados, en ella se puede observar el vinculo entre la participación ciudadana y la ausencia de corrupción, aunque no es tan cercano con la relación que existe en la primer gráfica. Por último, se muestra en la última gráfica lo correspondiente a los limites al poder gubernamental relacionados con la participación, en la misma al igual que las gráficas anteriores se puede observar que si bien no al cien por ciento coincide si existe un vinculo respecto a que si mayor es el limite al poder gubernamental mayor es la participación.

Nota: El porcentaje de la participación electoral corresponde al total del número de ciudadanos que votaron en las elecciones más recientes en cada país. Los índices de gobierno abierto, ausencia de corrupción y limites al poder gubernamental en la fuente original son medios en escala del 0 al 1, en esta tabla serán medidos del 0 al 100. Pese a que Argentina, Brasil y Costa Rica no pertenecen a la OCDE han firmado la implementación de las directrices.

Fuente: Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Consultable en: https://www.oecd.org/about/.

WJP Índice de estado de Derecho 2020.      

                Nota: Solo se plasman los 30 países analizados en la grafica límites al poder gubernamental, pero aplica su posición para las graficas restantes, la participación electoral esta medida en porcentaje, mientras que las demás dependientes son medidas del 0 al 100.  

Conclusión

Analizando el coeficiente de correlación que existe entre las variables planteadas , se puede desprender que en todas existe un nivel de correlación positiva muy baja, puesto que la relación de la variable correspondiente al porcentaje de ciudadanos  que votaron en las últimas elecciones comparada con el gobierno abierto tuvo un coeficiente de correlación de 0.25, por cuanto hace a la relación entre las variables analizadas en la grafica dos corresponde a un nivel de correlación es de 0.26 y por último el coeficiente de correlación en la última grafica corresponde al 0.20. Aun así, no se debe descarta la idea de que factores como gobierno abierto, ausencia de corrupción y limites al poder gubernamental influyan en el porcentaje de personas que deciden emitir un voto para elegir a sus gobernantes. Es importante la detección de los factores que repercuten en la decisión que los ciudadanos toman el querer o no emitir su voto, pues como quedo demostrado en el análisis a los 30 países ya mencionado el porcentaje de participación electoral alcanza únicamente el 71 por ciento y con ello no se podría tener realmente una democracia representativa, la cual nos acercaría mas a un verdadero estado de derecho.

Bibliografía

            Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Consultable en: https://www.oecd.org/about/.

            Transparency Interrnational the global coalition against corruption, Corruption Perception Index 2019. (Berlin: Transparency Internacional 2020).

Somuano,María Fernanda,Coord. Ciudadanía en México, la importancia del contexto, Instituto Nacional Electoral, México.

 Crespo, José Antonio, Elecciones y democracia, Instituto Nacional Electoral, México, segunda edición,2019.

Primer Índice Democrático de Corrientes

October 20, 2018 in Democracia y Justicia, Eventos by Francisco Tomás González Cabañas

El centro de estudios “Desiderio Sosa”, junto a la agencia de noticias “Comunas del Litoral” y la consultora “Meridional” elaboran un índice democrático, que registró el nivel de mayores y mejores prácticas democráticas en el los municipios correntinos de más de veinte cinco mil habitantes, en el poder legislativo (cámaras baja y alta como concejos deliberantes) en los partidos políticos y en la comunidad toda. Para este desafío, se elaboraron sendos test (cerrados, es decir que permitían respuestas unívocas que sólo dan posibilidad de tres números y/o resultantes) que finalmente constituyeron los índices o ranking que se presentarán en público, el próximo jueves 25 de octubre, a las 19 horas en el Jockey Club de la Ciudad de Corrientes.

No sólo que mucha de las repuestas a los cuestionarios (de intendentes, legisladores , presidentes de partidos y periodistas) han sido grabadas, filmadas y difundidas, sino que junto a las otras respuestas, las que se obtuvieron por vía escrita, fueron debida y correspondientemente contrastadas, para finalmente constituir y con ello instituir este primer índice democrático que tendrá su versión inédita el próximo jueves 25 de octubre a las 19 horas en la sede del Jockey Club de la Ciudad de Corrientes.

El índice democrático correntino, surge a referencia del que se constituye a nivel internacional, por el medio “The Economist” y que fija el nivel de democraticidad en todos y cada uno de los países integrantes de la ONU. Esta herramienta, presenta hace doce años, por lo general aparece como un mapa pintada en una gama de tres colores, en donde los países escandinavos son los que registran los mejores índices democráticos, a diferencia de los africanos y distantes de los latinos que, gradación más o menos, se encuentran en un término medio. El índice democrático correntino no por surgir de un lugar periférico en todo sentido, cree que no es incluso, una versión superadora que el mencionado y surgido en Inglaterra. El correntino, posee sendos test (paras las comunas o alcaldías, para los legisladores, para los partidos políticos y para los periodistas) que son públicos y accesibles, como la respuesta que se dan a los mismos. La contrastación, es decir el siguiente de como finalmente se construye el índice, puede ser fácilmente seguido, dejando por detrás tanto suspicacias como parcialidades, sea teóricas o políticas.

Uno de los hacedores del índice, el ensayista Francisco Tomás González Cabañas, especializado en democracia, expresó “La presentación del próximo jueves es un comienzo, la propuesta es establecer índices democráticos en todas y cada una de las aldeas que se precien de democráticas, a lo largo y a lo ancho de occidente, para que la ciudadanía tenga un elemento de seguimiento más y de constitución de lo nodal en la política actual, el acendrar la relación entre representantes  y representados”. El jueves, a modo de ranking, de tabla de posiciones serán presentados los primeros lugares, quedando para los organizadores el definir sí se presentarán los últimos lugares, dado que no se pretende crear una caracterización negativa para aquellos que en esta instancia no obtuvieron buenos resultados.

Periodismo y Democracia: La libertad de expresión como factor de democracia

May 4, 2017 in Democracia y Justicia, Desigualdad Social, Investigaciones noveles by Vero Danell

Verónica Danell Monter
(verodanell1@gmail.com)

Un factor de democracia en el mundo es la prensa libre. Sin acotamientos a la libertad de expresión los ciudadanos pueden tomar decisiones acertadas en la conformación de sus gobiernos y oponerse a lo que éstos están haciendo mal y en perjuicio. En el mundo los medios de comunicación enfrentan diversas presiones: económico-financieras, políticas, de violencia, desempleo y muerte; además, pesa sobre ellos la desconfianza y falta de credibilidad por parte de las audiencias. Los países que tienen problemas en sus democracias buscan como solución controlar a los medios de comunicación y las redes sociales, y evitar que la información real se difunda entre la población. Esta problemática es común en varios países de Europa del Este y Latinoamérica (de Miguel y Martínez-Dordella p. 97) y es motivo de estudio y análisis en foros internacionales como el Annual Colloquium of Fundamental Rights 2016 de la Unión Europea. El presente estudio pretende demostrar que entre más restricciones tienen las libertades civiles hay menos democracia, para ello se toman como referencia 90 países de los 113 que analiza Rule of Law Index 2016 en el factor 4 que se refiere a Derechos Fundamentales. Estos países se comparan con el listado de 90 países de 164 del New Index of Democracy. El fin es comprobar que la violación de los derechos fundamentales da como resultado una menor democracia o una democracia defectuosa.

En el Annual Colloquium of Fundamental Rights, Ginebra 2016, se dio a conocer la Consulta Pública “Media Pluralism and Democracy” en donde ciudadanos de la UE que fueron encuestados mencionaron que el uso de algoritmos en las redes sociales filtran la información de acuerdo a perfiles y preferencias, práctica que impide el acceso a una información plural, con puntos de vista distintos y un debate democrático sólido y bien informado. En contraparte, algunos encuestados consideran que los medios convergentes permiten a los actores políticos llegar a más ciudadanos y éstos pueden desempeñar un papel de vigilancia e, incluso, formar parte de un “periodismo ciudadano”. La encuesta aplicada arrojó como resultado seis factores importantes para la democracia: 1) Libertad e independencia de los medios de comunicación, el Estado debe proporcionar un marco legal para garantizar la libertad y el pluralismo de los medios de comunicación; 2) Transparencia para evitar la concentración de medios en propietarios con intereses particulares o de negocio; 3) Los medios de comunicación de servicio público son vitales para la libertad y el pluralismo, deben proporcionar información diversa, objetiva, imparcial, establecer normas para el periodismo de alta calidad y los medios deben ser responsables, independientes de la política y el gobierno; 4) Las instancias reguladoras de los medios deben ser independientes de la política y la industria a fin de garantizar la libertad y el pluralismo; 5) El financiamiento de los medios de comunicación está en crisis debido la preferencia por los medios digitales, lo que pone en riesgo el periodismo de investigación y de calidad; 6) Alfabetización mediática para el desarrollo de un pensamiento critico por parte de las audiencias. En el ranking de Rule of Law Index 2016 de los 113 países incluidos, en 34 Estados el índice de Derechos Fundamentales está por debajo del 0.50. Read the rest of this entry →

Corrupción: Un virus mortal y peligroso

December 22, 2015 in Democracia y Justicia, Desigualdad Social by Aldebharan

Corrupción:
Un virus mortal y peligroso.

La Corrupción es el uso inadecuado del poder para el beneficio propio. Se presenta frecuentemente al interior de México. La corrupción es un problema que posee relación e impacta directamente la democracia, los niveles de pobreza, desigualdad y seguridad. Constituye un factor de desintegración y resentimiento social. Se muestra la relación que existe entre la corrupción y la democracia, los niveles de pobreza y desigualdad en los países miembros de la OCDE, según el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2014. Se adopta una estrategia cuantitativa, que permite entender la corrupción y la relación con diferentes aspectos de la vida cotidiana.

Palabras clave: Corrupción, pobreza, desigualdad, democracia.

Corruption:
A Silence and Dangerous Virus.

The corruption is the bad use of power for own benefits. Situation that appears very frequently in Mexico The corruption is a problem it has a high relation and hit directly issues like democracy, level of poverty, and social inequality. It constitutes a disintegration and resentment social factors. This investigation shows the relation that exist between corruption and democracy, poverty levels and inequality of countries members of OCDE according to Corruption Perception Index (CPI) 2014. I used a quantitative strategy that let us know the relation with different issues of their common life.

Key Words: Corruption, poverty, inequality, democracy.
Lic. Aldebharan Fuentes Ramos
Universidad Anáhuac
Xalapa Enríquez, Veracruz
Otoño 2015.

corte01213Se conocen algunas de sus causas. Tiene consecuencias negativas en el crecimiento. De la economía familiar de los más necesitados, profundiza la desigualdad y disminuye el bienestar. Se Identifica a los que cometen actos de corrupción pero son premiados con puestos de gobierno y un lugar privilegiado en la sociedad. La corrupción se entiende como el conjunto de actitudes y actividades por las cuales los gobernantes y/o los funcionarios no buscan el bien común, para lo que han sido elegidos y/o nombrados en esencia, y se dedican a aprovechar los recursos del Estado para enriquecerse.

La corrupción, ¿golpea más a los sectores pobres que a la clase alta? La corrupción afecta el crecimiento pero, ¿de qué modo?, ¿Cuáles son las mejores políticas contra la corrupción?, ¿Dónde es peor la corrupción?, ¿La falta de confianza de la población lleva a mayor corrupción? Se tiene por objeto dar una opinión a estas interrogantes. Se muestra la relación que tiene la corrupción con variables como: la democracia, la desigualdad y la pobreza. Se utilizó una metodología cuantitativa, de correlación. Se analiza a los países miembros de la OCDE en el año 2014 con datos del Transparencia Internacional a través del Índice de Percepción de la Corrupción (IPC).

Los niveles de percepción de la corrupción en México son alarmantes y los intentos para reducirla son un fracaso. En el 2014 México obtuvo una calificación de 35 puntos de 100 posibles y el lugar número 103 de 175 países según Transparencia Internacional. Read the rest of this entry →

by Roberto

Democracia en México y sus variantes estructurales: México, ¿un país demócrata?

August 29, 2014 in Investigaciones noveles, Uncategorized by Roberto

mundo manosNuevas variantes surgen, que impactan en el proceso de democratización en México, como la violencia vinculada al narcotráfico, el desequilibrio en los poderes constitucionales y la percepción de corrupción.

Una Democracia Plena en el Siglo XXI representa la base fundamental para regir la vida de un Estado. Fija los límites y define las relaciones entre los poderes y de éstos con sus ciudadanos. Establece las leyes del gobierno y las organizaciones públicas, trata de garantizar al pueblo sus derechos y libertades. Según el Índice de Democracia 2012, México se encuentra en una Democracia en consolidación. Es un país que por sus características políticas, culturales, geográficas, de su propia historia, se encuentra aún en el subdesarrollo y en proceso de democratización. México tiene rasgos significativos de gobernabilidad. Sin embargo, existen variantes que están impactando este proceso, y que pudieran ser factor de primordial para que la democracia objetivo se cumpla a un corto, o mediano o largo plazo. Todo dependerá de atender las variantes como  el narcotráfico, la violencia y el desequilibrio institucional, entre otras.

Palabras Claves: Democracia, Desequilibrio Institucional, Violencia, Narcotráfico, Percepción de corrupción.

Universidad Anáhuac de Xalapa.
Lic. Roberto Antonio Pérez González.
Xalapa, Veracruz.
20 de junio de 2014

Introducción.
La democracia sigue siendo la preferencia de la mayoría de las personas en el mundo. Y se debe a que produce una gobernabilidad equilibrada, elecciones justas, libertad de expresión, respeto a las minorías y respeto a los derechos humanos fundamentales. Sin embargo, en México están afectando este proceso de democratización por otras variantes nuevas. ¿Qué es lo que sucede en la democracia en México?, ¿Por qué no podemos consolidar una democracia plena? ¿Por qué México no puede explotar sus riquezas convirtiéndose en un país rico a nivel mundial? La democracia, desde un punto de vista de valor, conserva un fuerte atractivo en todo el mundo, de ahí la importancia de analizar sus aspectos más significativos y conocer su aplicación en México. Read the rest of this entry →

Autores principales en Democracia sustentable/efectiva

April 10, 2012 in Democracia y Justicia by Ruy Gabarrón Hernández

Aquí les hago una recomendación de algunos autores que actualmente llevan el debate principal sobre origen-mantenimiento-retroceso en el tema de democracia. Estos autores consideran a la democracia mucho más allá de la democracia electoral, como democracia efectiva o sustentable.

Ronald Inglehart, Christian Welzel, Monty Marshall, Robert Dahl, Larry Diamond, Carles Boix, y Charles Tilly.

Espero les sean de utilidad.

 

Cronología de una primavera árabe de revolución

November 8, 2011 in Blog de Sociología, Democracia y Justicia, Sociología Internacional by Santiago

La primavera árabe se explica por una serie de acontecimientos sociales en 17 países del Medio Oriente. Todo comienza con un hombre en Túnez que se quemó a lo “bonzo”. Fue una protesta ante el abuso de autoridad por parte de la policía. Pero que despertó en los países del  Oriente Medio un deseo revolucionario por la democracia y un nivel de vida mejor. El periódico de The Guardian a recolectado la información de los acontecimientos sucedidos en 17 países en una tabla cronológica interactiva realizada con detalle minucioso. Es un compendio rico en información, con enlace a las noticias detalladas. Para los interesados en seguir el conflicto árabe está es una fuente de información interactiva interesante.

 

Haga click para acceder a la fuente de información